En la adecuación de este local como clínica de estética participamos elaborando el Proyecto de Obra y Actividad, y asumiendo la Dirección de Obra y la Coordinación de Seguridad y Salud.

El local, de aproximadamente 150 m2 construidos, había estado dedicado anteriormente a oficina bancaria y se encontraba dividido en 2 zonas claramente diferenciadas: la zona de atención al público con un gran espacio diáfano y un despacho compartimento mediante una mampara de aluminio y vidrio; y la zona privada de almacén, desde donde se accedía a los aseos y el cuarto de instalaciones.

La actuación proyectada dotó al establecimiento de: despacho comercial (“reciclando” la mampara existente del despacho ubicándola en otra zona), recepción, sala de espera, 3 salas de tratamiento, despacho médico, aseos (adaptados a la nueva legislación relativa a accesibilidad) y cuarto de instalaciones. El color predominante en toda la clínica es el blanco (paredes, techos, carpintería de madera y mobiliario), con las únicas excepciones del acogedor suelo laminado con efecto madera, la carpintería de aluminio negro continuación del acabado exterior y el toque de color verde en los aseos.

Para salvar el desnivel respecto a la calle, ante la imposibilidad de ejecutar una rampa debido a la existencia de sótano, se optó por la instalación de un elevador.

Dejar una opinión